¿Qué es la arquitectura ecológica o eco-responsable?

En la actualidad existen multitud de términos para referirse a una casa ecológica, por mencionar sólo la casa de bajo consumo y la casa sostenible. La arquitectura ecorresponsable, en particular, es un término generalizado que abarca varios aspectos de una vivienda. Sin embargo, para poder llamarse ecológica, debe cumplir ciertos criterios.

Necesidades energéticas

Ante todo, la arquitectura ecológica debe ser eficiente desde el punto de vista energético. Para aprovechar al máximo los rayos del sol en invierno y evitar cualquier riesgo de sobrecalentamiento en verano, debe respetar los principios de la arquitectura bioclimática. Además, una arquitectura ecorresponsable debe tener un buen aislamiento, una mayor estanqueidad y una ventilación optimizada. Es decir, debe cumplir los requisitos de la normativa térmica RT 2012. En resumen, para limitar el consumo de energía, un edificio ecológico debe tener una envoltura de alto rendimiento y sistemas de ventilación y calefacción económicos. También debe utilizar electrodomésticos e iluminación de bajo consumo.

Materiales de construcción

Para actuar de forma respetuosa con el medio ambiente, una arquitectura sostenible y ecológica debe diseñarse con materiales reciclables. En principio, es necesario analizar la casa durante sus diferentes fases de vida: construcción, explotación y demolición. En este sentido, es posible optimizar la rentabilidad de un edificio existente y reducir su huella ecológica global. Para controlar el impacto medioambiental, hay que tener en cuenta ciertos factores tanto en las nuevas construcciones como en las renovaciones. Entre ellas, podemos mencionar el aprovechamiento al máximo de los materiales locales, el uso de materiales reciclables (como la madera) o reutilizables, la posibilidad de demoler la construcción al final de la fase de explotación y la reducción de los residuos de la construcción calculando con más precisión la cantidad de materiales necesarios para la misma.

La ubicación geográfica, otro criterio básico

La ubicación del edificio también es una condición importante para calificar una casa como energéticamente eficiente. La ubicación de la casa debe estar comunicada por el transporte público. Para entender el impacto de esto, basta con pensar en el efecto ecológico de un viaje regular de ida y vuelta al trabajo durante dos décadas. Además, la presencia de servicios locales, como tiendas, centros médicos y farmacias, contribuye a que los ocupantes vivan cómodamente. Esto también contribuye a influir en la huella medioambiental de sus vidas. Es esta comodidad, de hecho, la que lleva a muchas personas a vivir en el centro.

Opte por portavelas de diseño para dar un toque moderno y lujoso a su hogar
Decoración de oficina de trabajo en París